scaner

Dentro de un tiempo, este mini escáner del mundo que nos rodea podría ser integrado a los móviles, como una cámara, y permitir saber, con un solo clic, cuántas calorías tiene esa hamburguesa, cuándo estará maduro ese aguacate o si esa chaqueta es realmente de cuero. “Un laboratorio personal en el bolsillo”, resume Dror Sharon, cofundador de Consumer Physics, la empresa emergente que empezó a comercializar en agosto este estuche bautizado Scio, en referencia al saber en latín.

Cada molécula, al reaccionar con la luz, produce una vibración única, una especie de firma identificable. Esta es descifrada automáticamente por el escáner que separa y recoge toda suerte de propiedades químicas, como la tasa de humedad o el contenido en grasas o azúcares, para realizar una ficha, con la ayuda de una base de datos de internet.El escáner de bolsillo se conecta vía Bluetooth a un smartphone y envía de forma inalámbrica la información analizada en tiempo real al dispositivo conectado. Por el momento, este escáner es compatible con iPhone 4S, 5, 5C, 5S (iOS7 o posterior) y sistema operativo Android 4.3 o posterior.

Así, el escáner puede identificar un tomate y determinar su nivel de azúcares o de madurez cuando realizamos nuestra compra en el mercado. Sin embargo, se bloquearía ante un plato de lasaña. Demasiado complejo. De esta forma, los líderes de Consumer Physics han hecho del público sus principales ingenieros-desarrolladores, pero también sus inversores. En 2014 se lanzó el producto a través de la plataforma de financiación Kickstarter, y 13 mil internautas realizaron sus pedidos, por 250 dólares (unos 200 euros), de su escáner personal.