paganini

Hans Efdé es un comerciante en Holanda, dedicado al mundo del café. Pero también es un aficionado a lo coches, lo cual es su verdadera pasión a la cual le dedica muchas horas de su vida a través de sus actividades de un club que reúne a los aficionados del Midas Gold, un pequeño kit car británico comercializado por Alternative Cars Ltd. Como no encontró un buen modelo a escala, Hans decidió construirlo él mismo.

Pero esa no es su única actividad relacionada al mundo de los coches, ya que Hans es increíblemente habilidoso para construir modelos a escala en forma artesanal, con un cuidado a los detalles que haría maravillar al mas meticuloso de los fabricantes de ese tipo de productos.

Una de sus ultimas creaciones es una reproduccion a escala de uno de los productos del diseñador y fabricante argentino radicado en Italia Horacio Pagani. Como descubrió que ninguna de las marcas serias estaba construyendo un modelo a escala de los productos de Pagani, decidió construirlo con sus propias manos. Se trata de un Pagani Zonda F Roadster, que ha sido construido en todo detalle, con una dedicación que sorprende. Su punto de partida fue un modelo a escala de Mondo Motors, del cual tomó algunas de sus partes, pero modificándolas para aumentar el detalle y mejorar el producto final. Por supuesto que eso significó un gran trabajo, en virtud de mejorar las piezas de aluminio para perfeccionar sus formas y sumar detalles mas realistas.

Eso significó modificar piezas tales como el capot, al que debió abrirle los orificios de la ventilación frontal y la toma de aire superior, los guardabarros delanteros tuvieron que ser modificados para estar alineados con las puertas, al mismo tiempo que el cuerpo principal y las puertas debieron ser modificados en función de poder lograr que la separación entre cada una de las piezas sea óptima. Para dar forma a piezas como la tapa del motor y el capot, Hans utilizó impresiones de las fotografías originales del coche, mientras que algunas piezas como la rejilla superior del capot y la cubierta del motor debieron ser confeccionadas de manera artesanal. La cubierta trasera que recubre la salida de los escapes y que brinda el formato a las luces debió ser fabricada utilizando mas de veinte piezas realizadas con un acabado que simula la fibra de carbono, a tono con el modelo original. Las luces posteriores también fueron realizadas a mano, ya que las del modelo original no tenían un buen nivel de acabado, mientras que las cuatro salidas de los escapes fueron construidas con unas pequeñas partes de Lego, mientras que el caño fue realizado con unos delgados tubos plásticos. Para lograr un acabado similar al titanio, Hans utilizó pintura en aerosol, combinando el color marrón con el dorado para pintar los escapes y los silenciadores. Además se debió confeccionar la caja de cambios que al perforar las grillas de la tapa posterior, es visible desde el exterior del coche.

Las ruedas fueron confeccionadas con las llantas originales del modelo, que fueron repintadas en color gris gun metal, combinadas con unos neumáticos de Lego del tamaño indicado. La carrocería, que ya contaba con el formato adecuada fue pintada con primer y luego con pintura negra. Una vez que se logro que la superficie no tenga imperfecciones, los paneles fueron recubiertas con láminas que imitan la fibra de carbono, pintadas con laca transparente y pulidas para lograr un acabado brillante como un espejo. El trabajo se completó con el agregado de todas las rejillas, las luces creadas a mano y detalles en fibra de carbono en los espejos retrovisores, algunas molduras y los emblemas de Pagani sobre la carrocería y en los umbrales de las puertas. Finalmente, luego del ensamblaje final y de algunos ajustes, la aventura que comenzó en enero de 2014 llegó a su fin justo sobre el final del año, tras doce meses de ardua labor, con resultados mas que asombrosos.