Luego de que Volkswagen pusiera al día el Sharan, SEAT hace lo propio con el Alhambra, pues ambos comparten diversos componentes estructurales y mecánicos. Como tal no se trata de una nueva generación que reemplace al modelo presentado en 2010, sino más bien es una actualización en diversos aspectos.

Afuera, los cambios más notables están en los parachoques, la parrilla y la nueva disposición de los faros internos. En la cabina, la marca modificó el timón, los mandos del climatizador, los sistemas multimedia y otros detalles menores. Toda la oferta de rines estrena nuevos diseños, los cuales varian según el nivel de acabado (Reference, Style, Style Advance).

El equipamiento del Alhambra también se actualiza, pues tendrá la posibilidad de incorporar elementos como control de crucero adaptativo, detector de objetos en ángulo muerto y en maniobras de marcha atrás, sistema de frenada multicolisión, suspensión adaptativa DCC, o un sistema de acceso y arranque sin llave mejorado. Los nuevos sistemas multimedia se denominan SEAT Easy Connect y contarán con la función Mirror Link.

Respecto a la gama de motores, todos han sido adaptados a la normativa Euro 6 y contarán de serie con una caja mecánica de seis velocidades, excepto para la motorización más potente de gasolina, cuya oferta se compone de los 1,4 TSI de 150 hp y 2,0 TSI de 220 hp, el cual solo se ofrece con caja DSG de doble embrague. También habrá tres impulsores diesel 2,0 TDI (de 115 hp, 150 hp o 184 hp), siendo el intermedio el único que se puede asociar al esquema de tracción en las cuatro ruedas.

La firma ibérica anuncia que iniciará la comercialización de este renovado monovolumen durante el verano de 2015.