descarga (5)

Los sueños eróticos extraen imágenes directamente de nuestras vivencias. Es decir, nuestros sueños están en un constante estado de vigilia y se nutren de los estados de ánimo y las experiencias reales que vivimos cada día. Además, al parecer, nuestras preocupaciones son el punto de partida desde donde se empiezan a tejer los sueños. Resumiendo, nuestra actividad onírica dice mucho de nosotros y de nuestra sexualidad. Los sueños eróticos pueden tener un efecto liberador porque nos permiten realizar nuestros impulsos más profundos y, a menudo, reprimidos permitiendo localizar eventuales bloqueos y, por tanto, liberarnos de ellos.

La pasión

Si hay un símbolo que se relacione con la pasión, ese es el fuego. En nuestros sueños, es muy probable que aparezca en alguna ocasión y, dependiendo del papel que ocupe, puede tener diferentes significados.

La química sexual

El agua y, concretamente, los ríos, en los sueños eróticos, representan la armonía en la pareja, tanto sexual como mental.

La intimidad

El dormitorio, en los sueños, es un símbolo relacionado con la intimidad, un espacio privado relacionado con la vida en pareja y con la sexualidad.

Reprimir los impulsos

La potencia sexual de los hombres de color es un mito que inspira la imaginación erótica de muchas mujeres. Seguramente alguna vez hayas soñado con mantener relaciones con un hombre negro. Si es así, probablemente tus deseos eróticos estén reprimidos. Freud decía que los sueños pueden tener una función compensatoria y que, a menudo, surgen por la no realización de un deseo o impulso inconsciente.