nvidia_project_shield_618x618

El mercado de los videojuegos vive uno de sus momentos más fructíferos, gracias, en parte, al juego en los dispositivos móviles y la proliferación de estudios independientes. El ‘crowdfunding’ o micromecenazgo permite que incluso nuevas consolas se materialicen –como es el caso de Ouya, o la recién financiada GameStick–, dejando ver que el público quiere ver innovación, o al menos, otras opciones a la hora de sentarse a jugar frente al televisor o la pantalla de turno. Esto ha dado un nuevo giro de tuerca al mundo del ocio electrónico, ofreciendo nuevas posibilidades.

Si una nueva consola siempre es motivo de alegría y, por qué no, sorpresa, cuando nos llega de una compañía tan establecida y relevante en el sector como es Nvidia, la alegría y la sorpresa se multiplica. Esta misma mañana, la compañía especializada en unidades de procesamiento gráfico ha presentado su propia consola portátil, que por el momento ha sido bautizada con el nombre de Project SHIELD (Proyecto Escudo, traducido al castellano), y que apuesta por cubrir un relativo hueco en el mercado del juego móvil; un hueco entre el mercado más ‘hardcore’ y el más ‘casual’.

Project Shield –cuyo gusto por las mayúsculas obviaremos a partir de ahora por empatía lectora– se define como una “plataforma de juego diseñada para jugadores que desean jugar cuando, donde y como quiera”. Ha sido creada con “la filosofía del que jugar debería ser algo abierto y flexible”, ofreciendo tanto controles táctiles, gracias a su pantalla y unos controles más tradicionales, con una configuración y distribución de botones muy similares a la de los mandos de PlayStation 3, Xbox 360 o Wii U (en el caso de su ‘Pro Controller’).

A pesar de tratarse de un dispositivo con la industria del videojuego en meno, NVIDIA ha querido especificar que Project Shield “no es una consola” porque “no tiene el mismo business model” que otras máquinas similares. “No vamos a hacer ningún dinero gracias a juegos y por eso es un concepto totalmente diferente a las consolas tradicionales”,