fantasiashombres

Los expertos en sexología confirman lo que se escucha por la calle y lo que todos conocemos. Entre las fantasías sexuales preferidas por los hombres encontramos prácticas como hacer un trío, presenciar una relación lésbica o ser pillados en el acto. Sin embargo, en este artículo te contamos mucho más sobre este tema.

Hacer un trío

La fantasía por excelencia de todo hombre es poder hacer un trio, pero con dos mujeres. La idea de tener cuatro pechos, cuatro piernas, dos labios y el doble de todo es de las ideas más excitantes que suelen pasearse por la mente de un hombre. Incluso el ménage à trois es una fantasía recurrente para experimentar con la propia novia y una invitada.

Espectador de lo lésbico

Relacionado con lo anterior, el acto de ver besarse, acariciarse y tocarse a dos mujeres excita, y mucho, a los hombres. A veces el miedo a no ser capaz de cumplir con dos mujeres aleja del deseo de practicar un trío, pero no por ello esta situación deja de ser cien por cien morbosa.

Voyeurismo

El voyerismo va un paso más allá del espectador de lo lésbico. El hombre no sólo disfruta viendo a dos mujeres, también resulta tremendamente excitante ver a su pareja masturbarse o a una pareja heterosexual practicando sexo, siempre y cuando nadie sea consciente de su presencia.

Lugares prohibidos

El voyerismo cambia el papel de ser espectador por el deseo de ser pillado in fraganti. Tener sexo en lugares no convencionales, que estén prohibidos o a la vista del público es un clásico. Especialmente para los hombres, practicar sexo es mucho más interesante en el baño de una discoteca, en un portal o en la calle que en la propia cama.

Interpretar un papel

La fantasía de la azafata sexy, la sirvienta sexy, la conejita sexy… la lista de disfraces y roles es interminable. Poder estar en la cama con tu pareja pero que finja ser otra persona es uno de los sueños eróticos más comunes entre los hombres. La enfermera cachonda o la estudiante ‘mala’ casi nunca fallan.

Un poco de dominación

Cuero, látex, un antifaz y las manos atadas. No solo las mujeres se dejan llevar por la fiebre del BDSM que ha despertado 50 sombras de Grey. Muchos hombres también se sienten tentados a representar el papel de sumisos o de amos dominantes y sentir que tienen el poder o que están a postrados a los pies de otra mujer.

Sexo sin ataduras

Aprovechar el calentón, darlo todo y olvidarse de llamadas al día después o de recordar un nombre. El sexo sin compromiso es un deseo compartido por la mayoría de los hombres,  ya sea porque creen que no tienen tiempo para relaciones, o solo quieren un desfogue físico.

Estas son solo algunas de las fantasías sexuales más deseadas por los hombres y aunque a veces es difícil encontrar a una mujer que coincida en tus deseos, por suerte, las escorts de lujo y prostitutas de Madrid están dispuestas a cumplir todas y cada una de tus fantasías. ¿Tú tienes alguna que no aparece en la lista? ¡Compártela con nosotros!