1157337

Diversas investigaciones científicas sugieren que, durante la primavera, se modifican los procesos biológicos internos que participan durante el acto sexual.

La primavera es la temporada en la cual aumenta el número de horas de la luz del día y la época de calor; la vida social se activa otorgando la posibilidad de aumentar el contacto sexual, además de que la secreción de la vitamina D es mayor en general.

“Durante estas temporadas de calor, nuestros niveles de endorfinas se liberan a través de actos tan sencillos como sonreír. Imaginen que durante la primavera nuestros cuerpos desean entrar en contacto con otros cuerpos, y es ahí donde la libido, una vez incrementada, busca ser saciado con actividad sexual”, menciona Irene Moreno, sexóloga.

La hipótesis es que en primavera se producen mucho más estímulos sexuales gracias al calor. De acuerdo con Serafín Mercado, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de México (UNAM), el calor tiene un efecto físico pero también psicológico: “Cuando el ambiente que rodea a una persona es más cálido que la temperatura corporal, se generan hormonas como la adrenalina y la cortisona, que aumentan la irritabilidad. Pero también se produce la hormona luteinizante, la cual es responsable de que hombres y mujeres se vean más atractivos”, explica el médico.

Específicamente en las mujeres, la hormona luteinizante permite la ovulación, de tal manera que es cierto que cuando la temperatura aumenta, esto se acompaña por un incremento en el deseo sexual. Sin contar que incrementa la capacidad de liberar estrógenos y, con ello, aumentan otros neurotransmisores como la dopamina, la cual se segrega durante el sexo. En el caso de los hombres, se incrementa la producción de testosterona.

Además, la vitamina D asciende a partir del mes de marzo, después de haber estado en niveles bajos durante los meses de frío. Además, la secreción de endorfinas -glándulas que segrega el cerebro y que están relacionadas con el estado de ánimo, el deseo sexual y con los orgasmos- también aumentan en hombres y mujeres.

Por lo tanto, no es casual que durante la primavera se incremente el número de preservativos vendidos hasta en un 15%. Muchos gobiernos inician sus campañas de prevención y educación sexual precisamente al inicio de este periodo. ¡A disfrutar de la primavera.