0012708113
El sex symbol Jonathan Rhys Meyers rompió el silencio después de que se conocieran fotos que lo muestran muy desalineado y bebiendo directamente de la botella de vodka en una calle de Londres. Las fotos de Meyers irreconocible por su adicción al alcohol impactaron a los medios del mundo. En ellas se lo podía ver al galán de Hollywood desprolijo, con una camiseta llena de manchas y el cierre del pantalón abierto.
Las fotos de Meyers irreconocible por su adicción al alcohol impactaron a los medios del mundo. En ellas se lo podía ver al galán de Hollywood desprolijo, con una camiseta llena de manchas y el cierre del pantalón abierto. Junto a una imagen de su prometida, el actor dijo: “Mara y yo estamos agradecidos por su apoyo y amabilidad durante este tiempo. Me disculpo por tener una recaída menor y espero que la gente no piense mal de mí”. El intérprete irlandés de 37 años explicó que no asistió al Festival de Cannes, donde se presentó su nueva película, Damascus Cover, por su mal momento personal y porque está centrado nuevamente en su sobriedad.
Aunque las imágenes de Jonathan Rhys Meyers dieron la vuelta al mundo, no era la primera vez que el actor irlandés acaparaba titulares por sus problemas con el alcohol. El intérprete de 37 años ha ingresado ya tres veces en el centro de rehabilitación de lujo de Malibú, Promises. En el 2005, en el 2007 y en el 2009. La segunda ocasión, el actor decidió encauzar su vida después de haber sido arrestado en el aeropuerto de Dublín por alteración del orden público y por estar bajo los efectos del alcohol en plena promoción de su película August Rush. Dos días después, fallecía su madre a los 50 años después de una corta enfermedad.