_1654513_650x

Pese a las exigencias de unos fans algo confusos, desorientados y mosqueados, las noticias sólidas sobre el futuro de Destiny a corto y medio plazo han sido prácticamente inexistentes en las últimas semanas. Hasta anoche, que Activision decidió por fin informar sobre el estado del megaproyecto de Bungie y sus planes para los próximos meses y años.

Como parte de su último informe económico, la publicadora confirmó lo filtrado el mes pasado:Destiny 2 no estará listo hasta 2017. Como compensación, no obstante, el sello también anuncia que el primer Destiny recibirá una gran expansión este mismo año 2016. En el comunicado la publicadora asegura que “Activision Publishing, junto a sus socios de Bungie, esperan ofrecer una nueva gran expansión para Destiny en 2016 y lanzar una secuela con un nuevo juego completo en 2017”.

“Una nueva gran expansión” puede significar muchas cosas. Durante el primer año hubo dos -La Casa de los Lobos y La Profunda Oscuridad- pero ninguna fue particularmente extensa. También podría referirse a algo similar en escala a El Rey de los Poseídos, que fue sin duda mucho más sustancial. Hablando de El Rey de los Poseídos, parece que su elaborada propuesta ha calado entre los jugadores y ha supuesto un buen negocio para Activision y Bungie, pues contó con “ratios de emparejamiento récord en digital”. La publicadora también presume de que 25 millones de usuarios registrados ya se han pasado unos 3.000 millones de horas jugando a Destiny.