Desde que Hideo Kojima y Sony anunciaron su acuerdo a finales de 2015, el japonés se las ha ingeniado para que todo el mundo esté pendiente de él, de su nuevo estudio independiente y de Death Stranding, el primer juego que lanzará en esta nueva etapa.

deathstranding_reedus

Lo más curioso del asunto es que durante todo este tiempo se ha hablado más del logotipo de su estudio que de ‘Death Stranding’ en sí. Kojima Productions se ha empeñado en relatar a diario prácticamente cualquier cosa que suceda alrededor suyo. Y el propio Hideo sigue haciendo fotos de todo lo que come y visita.

De hecho se permitió el lujo de hablar sobre la fecha de lanzamiento de ‘Death Stranding’ en estos términos:

Saldrá antes de los Juegos Olímpicos. Yendo un poco más allá, hay una película llamada Akira y el juego saldrá antes del año en el que está ambientada Akira. Los Juegos Olímpicos de Tokyo se celebrarán en 2020 y los hechos relatados en‘Akira’ sucedían en el año 2019, por lo que ‘Death Stranding’ debería ver la luz en 2018 como muy tarde para cumplir esas premisas.

De palos y sogas. Kojima lo ha dicho en más de una ocasión: los juegos actuales se basan en los palos, mientras que ‘Death Stranding’ quiere que los jugadores estén unidos también por sogas. Todo es metafórico, claro: los palos sirven para alejar de nosotros aquello que no queremos, poner distancia, ser usados como armas; en cambio, las sogas permiten atar cosas, atraerlas hacia uno.