650_1200

Más de treinta años han pasado desde que la película original de los Cazafantasmas conquistó el mundo. En su momento fue una cinta revolucionaria que mostró efectos especiales pocas veces vistos. Lo mejor de todo es que como todas las buenas películas, continúa cautivando a las generaciones actuales y a las que la vimos por primera en el cine allá por 1984. Además de mostrar a jóvenes actores como Bill Murray, Dan Aykroyd, Harold Ramis y Sigourney Weaver, los Cazafantasmas fue la cinta que lanzó a la fama al “Ecto-1”, una singular station wagon que era el transporte oficial de los luchadores de espectros.

Como el Batimóvil de Adam West o el DeLorean de Back to the Future, el “Ecto-1” se convirtió en un auto de culto que está basado en una ambulancia Cadillac Eldorado 1959. Luego de ser adquirido, el vehículo fue pintado de color blanco y equipado con una torreta e infinidad de accesorios extraños, desde una escalera, hasta una campana, pasando por antenas de TV y AM/FM, una bocina que imitaba a un toro, una sirena de ambulancia similar a la que el auto traía de fábrica y tanques de aire comprimido.

Originalmente, el auto incorporaba elevadores y cierre de puertas eléctrico, suspensión neumática, que se regulaba desde un control debajo del volante y un motor que desarrollaba 345 caballos de fuerza gracias a sus tres carburadores. El precio, en 1959, era de 7,401 dólares. En este tenor, el día de ayer, el director del remake de los Cazafantasmas, Paul Feig, posteó en Twitter una foto de la nueva versión del Ecto-1, que los nuevos cazafantasmas utilizarán en la cinta que llegará a los cines de todo el mundo en el 2016. La fotografía venía acompañada de la frase #LoQueVanAConducir escribió Feig.De esta forma, el director da continuidad a los post publicados hace algunas semanas cuando de la misma forma mostró fotos de los trajes y de las armas que utilizarán los Cazafantasmas del Siglo XXI.