El Jaguar F-Type Coupé es una obra maestra del diseño… pero además, está perfectamente maridado con un gran corazón de 550 caballos.

Jaguar_F-type_Coupe_AP_portada_1440x655c

El Jaguar F-Type con su carrocería descapotable nos dejó ya meses atrás con una zaga en la que la caída del portón unido a las alargadas ópticas traseras, ahondaban en un perfecto conjunto que para colmo llega acompañado por un espectacular sonido. En el coupé esa zaga ha quedado totalmente superada, ha quedado acompañada por una perfecta caída del techo, por unas atractivas proporciones que no hacen más que cuestionarnos si decantarnos por el placer de conducir a cielo descubierto o por esta espectacular silueta estrenada por el coupé. No nos lo has puesto nada fácil Jaguar.

Bajo su capó late un V8 llevado ahora hasta los 550 caballos. A sus espaldas, el inevitable peso del pasado, de un abuelo, el Jaguar E-Type, que ha sido nombrado en no pocas ocasiones como el coche de producción más bello, se dice pronto (aunque seguramente el Alfa Romeo 33 Stradale pueda decir algo al respecto). La deportividad del Jaguar F-Type está más que sobradamente demostrada si, antes de pisar su acelerador, miramos cara a cara, a los ojos, a este felino.

pero este traje se hizo a medida, por Ian Callum, para acompañar al corazón de 8 cilindros en V y 550 caballos del Jaguar F-Type R Coupé . De hecho, frente al descapotable, frente al Jaguar F-Type R Cabrio, el coupé luce un techo de potencia de 550 caballos, siendo de 495 caballos en el descapotable. La potencia del F-Type lleva hasta el terreno del Jaguar XKR-S GT, el Jaguar que hasta la fecha, era el máximo referente actual de la deportividad de la marca, pero lo hace, convirtiéndose, con un chasis de aluminio, en el Jaguar con la mayor rigidez torsional producido hasta la fecha.