05b78f27204dae857c4ed71d22f67b63

Sin ser un modelo de gran volumen, el C3 fue durante muchos años el escalón de acceso al portafolio de Citroën en la escena nacional. Ahora que tal labor fue designada al menos vistoso C-Elysée, el representante local aprovecha el lavado de cara efectuado por la casa matriz, para modificar la configuración de los C3 que se ofrecen en el país y ordenar su oferta en torno a dos niveles de acabado que comparten el motor 1,6 VTi.

En su segunda entrega (introducida en 2010 y rediseñada en 2013), presentó un avance notable en calidad de ejecución respecto a su antecesor. La firma gala conservó los llamativos trazos redondeados de la anterior carrocería pero sus diseñadores lograron una estampa más refinada e incorporaron mejoras claves en la oferta mecánica y tecnológica del “caballito de batalla” de Citroën en el segmento B.

Sus características lo posicionan en una franja de precios donde convergen propuestas de enfoque u origen similares, la cuales forman un subsegmento propio, debido a que son más costosos que los hatchbacks de las marcas más populares, pero no alcanzan el estatus premium de los modelos desarrollados por otros fabricantes de mayor alcurnia.

Dado que el C3 está construido sobre la plataforma PF1 de PSA y comparte diversos componentes estructurales con otros subcompactos del consorcio, podemos esperar un manejo suave y reacciones nobles del chasís. En referencia a otros productos del consorcio francés que hemos conducido, tenemos la impresión que este hatchback posee un andar más refinado que el del C-Elysée y ofrece mayor confort con respecto a un Peugeot 208.

Su suspensión, calibrada para una marcha cómoda, es un punto más blanda que en su primo de Peugeot y absorbe los usuales baches de la malla vial capitalina sin problemas, mostrando una altura sobre el piso adecuada para sortear policías acostados. De todas formas, no sobra tener precaución en las rampas de los parqueaderos, pues el parachoques delantero puede rasparse en aquellas con mayor grado de inclinación.

c9b1014a035a2196f0dbc40db6db7e29

Tanto en autopistas, como en caminos en mal estado, se desenvuelve muy bien, aunque notamos que el tren trasero transmite cierta sequedad cuando la superficie es irregular. En general, el comportamiento dinámico es muy neutro debido a que el chasis muestra un buen agarre y ofrece seguridad en todas sus reacciones. Pese a que se inclina en los giros, cruza sin problemas y la estabilidad nunca se ve comprometida.